Tuesday, January 29, 2008



LA EXTRAÑA MÚSICA DE HARUKI MURAKAMI

¿Cómo definir el universo de Murakami? La reciente aparición en España de su tercer libro de cuentos Sauce ciego, mujer dormida y el DVD de una película basada en uno de los cuentos de este libro (“Tony Takitani”) nos proporcionan algunas pistas para entender a este autor imprescindible. En principio, Murakami escribe fábulas contemporáneas, relatos que al mostrarnos la extravagancia de la vida cotidiana muestran los límites de la ficción realista. Lo que dice un narrador al final del cuento “Sauce ciego, mujer dormida” puede servir como motivo central de toda la obra: “Durante algunos segundos me sentí en un lugar extraño y poco iluminado, donde las cosas que podía ver no existían y donde lo invisible sí existía” (la traducción es mía: he leído la edición norteamericana, publicada hace un año y medio).

Es esa frontera entre lo real invisible y lo irreal existente la que Murakami se encarga de minar en cada uno de sus cuentos y novelas. El cuento “Bahía de Hanalei”, por ejemplo, comienza con una frase impactante: “Sachi perdió a su hijo de diecinueve años cuando un tiburón enorme lo atacó mientras surfeaba en la bahía de Hanalei”. Sachi viaja de Tokio a Honolulu a identificar los restos de su hijo en la morgue, la pierna derecha destrozada por el ataque del tiburón. Una vez allí, se dirige a la bahía de Hanalei a conocer el lugar donde su hijo perdió la vida. Habla con surfistas que eran amigos de su hijo, pasea por la bahía, etc. El lugar la fascina tanto que comienza a hacer un peregrinaje anual a Hanalei. Es en una de sus visitas que ocurre el “hecho Murakami”: Sachi se pone a charlar en un restaurante con dos surfistas. Uno de ellos le pregunta si había visto alguna vez al surfista japonés con una sola pierna. ¿Cómo? “Sólo lo vimos dos veces”, dice el surfista. “Estaba en la playa, mirándonos… Cuando salimos del agua, ya había desaparecido. Queríamos hablar con él y lo buscamos, pero no lo encontramos en ninguna parte. Debía tener nuestra edad”.

¿Ocurrió o no? ¿Era otra persona o un fantasma? El cuento no explica nada. Sachi se pasa varios días en la playa buscando al surfista con una sola pierna, preguntando a la gente si lo habían visto. Piensa que es injusto que no se le haya aparecido a ella, como si no estuviera preparada para ello. Al final, decide que, justas o injustas, Sachi debe aceptar las “cosas de esa isla tal como eran”. En el mundo de Murakami ocurren constantemente hechos extraños, que desafían los poderes de percepción y lógica de los personajes; la sabiduría consiste en tomar las cosas como vienen, aceptarlas en toda su extrañeza.

Tony Takitani, la película de Jun Ichikawa, es fiel al cuento (algunos dirán: demasiado fiel). Tony (Issey Ogata) es un ilustrador contento con su vida solitaria hasta que conoce a una mujer (Rie Miyazawa) de la que se enamora. Tony se casa y luego descubre que su mujer tiene un pequeño gran problema: es adicta a comprar ropa. El estilo de Ichikawa, austero, minimalista, capaz de mostrarnos una Tokio íntima (sin las luces de neón y las multitudes a que otras películas nos tienen acostumbradas), es ideal para capturar el gran logro de Murakami en este cuento: narrarnos una fábula sobre una de las obsesiones del mundo contemporáneo –el deseo de comprar cosas para “rellenar lo que nos falta en nosotros”—sin hacer que el mensaje sea obvio o explícito.

Ése es el secreto del arte de Murakami: en su mundo ocurren cosas extrañas –“surreales” es la palabra favorita de los críticos--, pero lo hacen sin llamar la atención sobre sí mismas, como si fueran lo más normal, una consecuencia lógica de lo que se ha venido narrando. Cada frase de Murakami, cada párrafo, es muy simple, pero el resultado no lo es. Aquí el todo es siempre mucho más que la suma de las partes.

Diferentes versiones de este artículo fueron publicadas en La Tercera (Chile, septiembre 2006) y en Quimera (España, diciembre 2007)

4 Comments:

At 5:50 PM , Blogger Miguel Lundin Peredo said...

La unica novela que he leido de Haruki Murakami es Norwegian wood,la historia del protagonista enamorado de una chica llamada Midori,me encanto la magia que representan sus narraciones en ese libro esencial para inciarse en la lectura de todos sus libros,la complejidad de cada uno de sus personajes,Edmundo,tu haz leido tanto a Murakami que no me extrañaria que alguna vez ambientaras una novela en Japón.

 
At 1:37 AM , Blogger Recaredo Veredas said...

Buena crítica, que provoca la lectura e informa sin saturar al lector y sin miedo a mostrar una mirada lúcida sobre el texto. Saludos.

 
At 8:54 AM , Blogger Sergio C. Gutiérrez-Negrón said...

La historia de Norwegian Wood, publicado en latinoamerica como Tokyo Blues, nace de un cuento que está en Blind Willow, Sleeping Woman.
A pesar de que tiene buenos cuentos, esta no es la mejor colección de Murakami. Es una recopilación de viejos y nuevos textos. Por ejemplo, está disponible el primer capítulo de Norwegian Wood. También tiene otro cuento que comienza una de las novelas, pero no recuerdo cual ahora. Creo que es Firefly.
Las dos colecciones anteriores, The Elephant Vanishes y After the Quake, se sienten mucho más completas; y son mejores presentaciones de lo que es Haruki en todo su esplendor.

No he podido leerlo en español, pues no lo he tenido disponbile, así que no sé si sucede lo mismo. Pero en inglés, el trabajo del autor fluye mucho mejor cuando es traducido por Jay Rubin, quien publicó tambien el libro crítico de la obra del japonés llamado Haruki Murakami and the Music of Words.
Esa calidad, esa simpleza que hace que lo paranormal se lea completamente casual se ve, y lee, mejor en los trabajos de Rubin, al contrario de los de Phillip Gabriel y Alfred Birnbaum.

Por cierto, es cierto lo que dices del "hecho murakami". Creo que es posible ponerle el dedo a esta "técnica" en la mayoría de sus textos, porque es ahí que nos vende lo surreal como si se tratara de un paquete de papas fritas.

 
At 9:20 AM , Blogger Gonzalo Puebla Gil said...

magnifica reseña. Mi relato favorito de este libro es "los gatos antropofagos". Me hubiera gustado leer mas de Izumi. Sobresaliente.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home