Monday, January 07, 2008


NIETZSCHE, KAFKA Y EL FUTURO DEL LIBRO

Hacia 1865, el reverendo danés Rasmus Mailing-Hansen inventó la que llegaría a ser la primera máquina de escribir producida comercialmente, y de venta masiva a partir de 1870. La máquina de escribir había sido concebida en principio, allá por 1840, para ayudar a escribir a los ciegos; sin embargo, se convirtió en uno de los símbolos más importantes, a fines del siglo XIX, del desarrollo industrial y el progreso en Occidente. Gracias a la máquina de escribir, las grandes compañías podían tener un ejército de secretarias que permitía una comunicación más rápida y eficaz que en épocas anteriores.

Nietzsche es considerado como el primer filósofo que adoptó la máquina de escribir para su escritura. Debió ser un cambio impactante, el paso de la escritura a mano a la máquina de escribir; de hecho, algunos críticos, entre ellos el alemán Friedrich Kittler, piensan que el mismo estilo de Nietzsche cambió con la llegada de la máquina: la prosa compacta dio paso a los aforismos. Nietzsche reflexionó al respecto en uno de sus aforismos: “Nuestras herramientas de escritura trabajan en nuestros pensamientos”. Uno no puede usar una máquina de escribir o una computadora sin que ésta cambie nuestra forma de pensar.

Por otro lado, se puede pensar en un cuento de Kafka, “En la colonia penal”, como una alegoría de la forma en que la máquina de escribir se imprime en nuestro cuerpo; en ese cuento, la máquina de torturas “escribe” literalmente sobre el cuerpo del prisionero. No hay que olvidar que Kafka trabajaba en una de esas compañías de seguro que se convirtieron, gracias, entre otras cosas, a la máquina de escribir, en símbolo de la burocratización, del desarrollo estandarizado, de la alienación de la vida moderna. Tampoco hay que olvidar, nos lo recuerda Piglia en El último lector, que una de las cosas que atrajo a Kafka de Felice Bauer, cuando la conoció, era el hecho de que ella escribía a máquina.

Pienso en esto después de una conversación con amigos el pasado sábado por la noche. Uno de ellos comentó que, después de leer tantas horas al día periódicos y revistas en internet, le costaba volver a leer a leer libros y periódicos en formato impreso. Extrañaba la posibilidad de ir de un enlace a otro en internet, de consultar la Wikipedia cuando no tenía un dato a mano, y soñaba con comprarse el Kindle de Amazon, pues este intrumento permitía leer novelas y a la vez consultar enlaces, etc. Otro amigo dijo que estaba cansado de lo mucho que pesaban sus libros cada vez que tenía que mudarse. Me acordé de Nietszche: un nuevo medio trabajaba en nuestros pensamientos y nos iba entrenando. Me acordé de Kafka: con cada minuto que pasábamos frente a la pantalla de la computadora, la computadora se iba imprimiendo en nuestro cuerpo. Mientras más usábamos el internet, más nos alejábamos de la época tradicional de los libros y las revistas.

Sí, habrá un buen tiempo en que los formatos coexistirán; pero el futuro está escrito en el aforismo de Nietzsche y en el cuento de Kafka.

5 Comments:

At 8:54 AM , Blogger Fadriqve Iglesias Mendizábal said...

la computadora ya es inherente a nuestra vida, yo por lo menos al pasar dos horas al día he cambiado, como lo dice tu colega.
Me alegra que estés publicando más seguido acá, me enteré por el Puente Aéreo.
Ojalá que todo vaya bien.
Saludos

 
At 3:21 PM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

bueno, haré lo posible por seguir publicando seguido, pero es difícil mantener el ritmo casi cotidiano de los blogs... ¿estás en madrid?
un abrazo

 
At 8:18 AM , Blogger Jaime Cevallos said...

El libro es inmortal, es lo más perfecto que ha engendrado la humanidad. La computadora es un instrumento que nos ata, que a veces nos ayuda y, en ocasiones, nos daña.
Un saludo

 
At 6:01 PM , Blogger Espléndida said...

Edmundo:
Ilustrativo post sobre el cambio que producen los instrumentos en los seres humanos.
Definitivamente, mis recuerdos sobre la máquina de escribir están ligados a mi madre. Ella me enseñó a mecanografiar al tacto. Ya puedes imaginarte lo sencillo que fue adaptarme a la computadora; de esto hace más de 25 años.
Es cierto que ya no leemos "libros pesados". Ahora, preferimos los virtuales.
Saludos

 
At 11:15 AM , Blogger WILLY URIBE said...

Me gusta escribir sobre el folio. Al mismo tiempo también le doy al teclado. Me gusta internet y leo mucho en internet, pero solo en las distancias cortas. Para novelas o ensayos prefiero el formato tradicional.

Sea como sea, tinta, papel o pantalla, lo importante es que haya algo interesante que leer y algo necesario que contar.

De todos modos, no creo que sean las máquinas las que nos cambian, sino la necesidad que tenemos de crear esas máquinas. Es la necesidad por la comodidad la que nos va modelando.

Un abrazo

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home