Sunday, March 16, 2008


EL BLOG Y LA LITERATURA DEL SIGLO XXI

La literatura es parte de una ecología de medios que compiten entre sí. Esa competencia puede producir diálogos tensos o estimulantes, apropiaciones constantes de los efectos producidos por otros medios. La llegada del cine, la televisión y el ordenador no significó, como algunos críticos apocalípticos llegaron a sugerir, el fin de las novelas, de los poemas. Los escritores se han ido adaptando a la convivencia con estos medios: los novelistas incorporaron a su escritura procedimientos narrativos derivados del cine; los poetas experimentaron con la tipografía de la máquina de escribir; hoy, gracias al Internet y las facilidades tecnológicas del ordenador, ha aparecido el blog como un nuevo género literario; una nueva generación de autores lo utiliza como parte fundamental de su proyecto narrativo, a la vez que busca incorporar en su escritura procedimientos aprendidos en la diaria convivencia con los medios y las tecnologías emergentes.

Cuando aparece un nuevo medio, al principio se tiende a remedar a otro medio ya existente: así, por ejemplo, el cine mudo de comienzos del siglo XX tenía muchas deudas con el teatro; hubo que esperar hasta fines de la década del veinte para que el cine encontrara su propio lenguaje y se distanciara del teatro. Debido a que el medio es aún muy joven, el tipo de blog que predomina es el de posts que en realidad son columnas de opinión o críticas que no desentonarían en las páginas impresas de un periódico o revista. También están los que tienen algo del diario, del cuaderno de apuntes, del microrelato o el epigrama. El formato blog es nuevo, pero el lenguaje todavía pertenece a otro medio y a otro género. 

El blog que utiliza las múltiples posibilidades interactivas del Internet es el que se anuncia como un nuevo género literario. La literatura de los siglos XIX y XX ha tratado de salir de la dictadura del texto e incorporar otros medios; era común ver en las novelas clásicas del siglo XIX y XX gráficos que acompañaban al texto (es famosa la negativa de Kafka a que se ilustrara “La metamorfosis”, bajo el argumento de que el poder sugerente del texto era suficiente para el lector); más recientemente, W. G. Sebald puso de moda la incorporación de imágenes fotográficas como parte fundamental del texto y no como una simple ilustración. Esos ejemplos son tímidos si se los compara con todas las posibilidades que despliega el blog para hacer que el texto incorpore imágenes, videos, comentarios de lectores. Como dice el crítico mexicano Heriberto Yepez, el blog es también “una obra de arte visual, que el autor puede rediseñar o perfeccionar con un conocimiento mínimo de HTML o simple copy-paste… Lo que sigue de aquí es el multimedia”.

El blog debe abrirse al diálogo con las múltiples posibilidades interactivas de la red, hacer navegar al lector: un post debe contener muchos enlaces que nos lleven de aquí para allá (artículos, noticias, foros, blogs, videos). El blog también permite que los lectores comenten los posts. Algunos blogueros lo impiden, lo cual va contra la naturaleza misma del blog: la posibilidad de interactuar de forma inmediata y sin filtros con los lectores, de hacer que los comentarios conviertan al post en un foro de discusión. Algunos señalan el peligro de que el blog se convierta en una suerte de dictadura de la opinión pública, que sean los lectores y no el autor los que determinen la versión final del texto. Eso, sin embargo, no es algo nuevo. El diálogo de un autor con los lectores ha ocurrido siempre; el blog intensifica este diálogo, y hace más factible que la opinión de un lector llegue al autor. 

El blog es un punto de partida para uno de los caminos de la literatura del siglo XXI. Por un lado, permite la aparición y autopublicación de escritores que no siguen los tradicionales mecanismos de publicación del mundo editorial (de manera irónica, algunos blogs, como “premio” por su calidad, terminan siendo publicados como libros impresos, aunque lo cierto es que el verdadero lugar del blog es la red). Por otro, gracias al ordenador y a la red, futuros cuentos, novelas y poemas se escribirán incorporando tanto otros medios como la opinión del lector. Los nuevos lectores digitales (el Sony Reader, el Kindle) harán esto más fácil y transformarán no sólo nuestra forma de leer; también transformarán la idea que hoy tenemos de la literatura. En algunos años, no será extraño estar leyendo una novela en un lector digital y encontrarnos con un enlace a un video en YouTube o a un dato en Wikipedia. Tampoco será raro que los lectores puedan mandar, en tiempo real, sus comentarios al autor de un relato o un poema, y que, debido a ello, el escritor decida cambiar la trama de un relato o la rima de un soneto. El autor no morirá, pero la literatura se hará más interactiva. No hay razones para alarmarse: la creación literaria ha demostrado una extraordinaria inventiva para adaptarse a los desafíos de otros medios.

(Publicado en el suplemento Babelia de El País, sábado 15 de marzo 2008)

23 Comments:

At 8:59 AM , Blogger anónimo said...

Permítame una crítica a su texto, señor:

Efectivamente, hoy en día se puede publicar cualquier cosa -con poco rigor y escasa vergüenza ante el artefacto- en cualquier blog, periódico, etc. Nada que objetar al respecto, pero cualquier cosa publicada aparece con unas u otras pretensiones o con la falta de ellas, quedando a la vista de cualquier lector anónimo -todos lo somos. En mi opinión, su texto -que no usted, y usted perdone- es un ejemplo de falta de rigor, en la medida en que pretende analizar un fenómeno e ilustrar a un lector literario y lo hace sin decir nada: en su texto se mezclan asépticamente algunos lugares comunes como lo generacional, lo emergente, lo nuevo o incipiente, etc. con Kafka y Sebald, se encabeza con un título fuera del cual cabe más bien poco y que, como el resto del texto, es aditivo sin más; se evita cualquier riesgo a la hora de escribir y se confía en la bisoñez de un tipo de lector no literario que, cual cordero indefenso, careciendo de lecturas y, por tanto, de recorrido y de criterio, tendrá nulo interés en distinguir entre literatura y todos estos felices o infelices pasatiempos perpetrados sin mayor riesgo y carentes de un mayor y evidente esfuerzo por parte del autor. Existen textos -en libros, en blogs, en vagones de tren o en botes de gel para el baño- mejores o peores. Disculpe la tontería: ¿No dependerá de si es bueno o malo lo escrito? ¿De si resiste la relectura? ¿De si resistirá el paso de los siglos?

"Nueva, nueva, nueva era la estrella del _ismo y ya nadie se acuerda de ella..."

Atentamente,
un lector anónimo.

 
At 11:39 AM , Blogger Amador Aranda said...

Hola. Sólo quería decirle, que buscando artículos que hablaran sobre el mundo Blog,para yo mismo hacer un artículo en una revista local, me he encontrado con el suyo y me ha gustado mucho. Un saludo.

 
At 12:29 PM , Blogger anónimo said...

¿No es mi anterior comentario desproporcionado, insensato y errado? Resiste mal, sin lugar a dudas. Pero tal vez sea ilustrativo de que, cuando hay más de un lector, existe una desproporción esencial. Pienso ahora en la incomodidad de cualquier autor ante una entrevista, ante supuestos lectores, ante innecesarias explicaciones. Al fin y al cabo creo que al único lector que debe rendir cuentas quien escribe es a sí mismo, y eso ya es complicado hasta la extenuación.

Tengo muchas dudas cuando -respecto al formato blog- escribe usted que "una nueva generación de autores lo utiliza como parte fundamental de su proyecto narrativo". Las tengo porque no creo en nuevas generaciones de autores (si algo bueno tiene la literatura es que unirá a un tipo del siglo XVIII con uno del XXV, ignorando al vecino coetáneo, si es que eso existe), y porque dudo de un proyecto narrativo que no sea original de cada uno y, a partir de cierto momento, egoísta e incomprensible para los demás.

Desconfío de lo que se predica como fundamental, así en general y sin profundizar en ello. Y es que lo que a mí me parece fundamental es el fundamental fracaso de toda tentativa esclarecedora que no conlleve un mar de dudas y, en cierta manera, una incapacidad (pasajera o no) para continuar durante cierto tiempo con el mismo formato y de la misma manera. Todo lo fijado, todo lo detenido en cualquier formato (interactivo por lo menos con nuestro cerebro) es un intento más o menos afortunado de encontrar lo fugitivo, lo inaprensible.

Lo fundamental es errar. Escribir para continuar escribiendo lo que ya no se puede decir como se escribió unos minutos o unos cuantos días antes.

Bien pensado tal vez todo obedece o debería obedecer a unos principios. Así pues estos son mis principios de ahora, de estas líneas con futuro fuera de ellas. Y ahora alguien me dice: si no te gustan estos principios, tengo otros.

No sé si el formato sea lo más importante, o lo es un mar de fondo que a cada uno le habla -tras pasar por libros, blogs, papeles o etiquetas- en segunda persona, y le dice: "¿Sabes por qué escribes? ¿Puedes escribirlo sin perder siempre en el intento? ¿Prosigamos?"

Que sea posible escribir aquí en un blog al hilo de su texto, o incluso divagando, es de agradecer, así como que haya tantos y tan variados lectores.

Un saludo.

 
At 2:24 PM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

gracias a amador, y a anónimo. Bienvenidos los consensos y los disensos. Ayudaría saber el nombre del "anónimo", así quizás sea más interesante la idea de que un escritor y de un lector se encuentren en un blog...

 
At 9:25 AM , Blogger anónimo said...

Buenas tardes. Ayer escribí aquí dos comentarios algo desafortunados. La inmediatez de la escritura tiene sus pros y sus contras. Intentaré hoy hacer una crítica a su texto algo más pensada y comprensible. Tómese esto como un comentario de texto, como un ejercicio que me sirve para ordenar el pensamiento, algo que requiere también pruebas, errores y cierta calma. Me gusta la literatura y que hablemos de ella.

Inicia usted su escrito con una frase que no consigo llegar a entender: “La literatura es parte de una ecología de medios que compiten entre sí.” Eso me lleva a plantearme la pregunta implícita: ¿Qué es para cada uno la literatura? Llego a la conclusión que para mí tal cosa no es algo que sucede sino una apropiación de libros y autores leídos o en el punto de mira. Algo que existió, existe y existirá en la medida en que alguien escriba. Si además se puede seguir teniendo acceso a las palabras escritas, al pensamiento reelaborado, tendremos entonces literatura accesible. Leo su primer párrafo y veo escrita en él varias veces la palabra ‘medios’. Y también me da la sensación de que supedita usted el hecho de escribir -que para mí es lo fundamental- al hecho de adaptarse al medio. Yo creo que la pluma, el lápiz, el papel, la máquina de escribir, el ordenador, el blog, los medios, condicionan, son instrumentos de trabajo (o de tortura), pero el escritor los vence haciéndolos pasar por el tubo y transformándolos en posibilidades de expresión, de estilo. Literatura es, al fin y al cabo, lo que se hace con ellos, no al contrario. Así, no creo que tenga sentido hablar del blog como género literario (tal como no creo que pueda hablarse del libro como género literario).

Su segundo párrafo me hace pensar en que el futuro es una figura retórica. Supongo que para mí la literatura tiene que ver con el presente del que escribe o del que escribe sobre lo que se escribió o lo que se escribiría. Habla también usted del lenguaje, supeditándolo al medio o al género. Podría coincidir con usted en que no se escribe de la misma manera un dietario que un artículo de opinión, sobre un papel, utilizando word o viendo aparecer letras en un blog de Internet, en un cuaderno de fondo de cajón, etc. Pero sigo pensando que lo importante es esto: la diferencia entre lo escrito por el señor A y lo escrito por el señor B seguirá siendo apreciada (a través del medio) en lo escrito por A y lo escrito por B!

Trata usted luego el tema de la interactividad como algo novedoso. Y plantea un problema literario allí donde, en mi opinión, no existe como tal: “tratar de salir de la dictadura del texto e incorporar otros medios”. No existe, a mi modo de ver, un literato que ‘sólo’ hiciera literatura, pero sí la hacía mientras escribía y sí contribuye a ella el lector que ‘escribe’ mentalmente mientras lee. Se puede hacer cine y escribir, pero cuando se escribe, se escribe, y cuando se filma, se filma. También se puede filmar cómo son arrancadas todas las páginas de una novela y cómo salen volando por la ventana, pero sólo si se escribe sobre ello se reelabora el pensamiento de esa manera. A mi entender sólo se sale de la ‘dictadura’ del texto sometiéndose a él y escribiéndolo luego. No veo ninguna timidez en las digresiones del Tristram Shandy, así como no veo en el hipertexto de Internet nada que mejore (literariamente) esa explosión de literatura.

Y llega usted a Kafka y a Sebald. Llegamos al núcleo, al meollo de la cuestión. La literatura ha existido y existirá sin blogs, pero para mí no es pensable sin Kafka, sin Sebald u otros. Sería otra cosa.

“El blog debe abrirse al diálogo con las múltiples posibilidades interactivas de la red, hacer navegar al lector: un post debe contener muchos enlaces que nos lleven de aquí para allá (artículos, noticias, foros, blogs, videos).” El libro siempre hizo navegar al lector, también y sobretodo después de cerrarlo. La literatura es algo íntimo, lento, personal. El lector literario no tiene un libro, sueña con una biblioteca llena de conexiones variables. Que sea multimedia no es imprescindible, pero sí que se piense infinita.

Finalmente escribe usted una frase que me choca, lo reconozco: “Los nuevos lectores digitales (el Sony Reader, el Kindle) harán esto más fácil y transformarán no sólo nuestra forma de leer; también transformarán la idea que hoy tenemos de la literatura.” Y es que por más blogs que leo no se transforma mi forma de leer. La forma de leer es algo de cada lector. Una transformación que sí ocurrió el día que leí a Kafka. La literatura me parece algo que tiene que ver con una historia de la literaratura, de sus posibilidades e imposibilidades, de su irónico y problemático avanzar y retroceder, de la memoria escrita, más que con una ‘idea’ cambiante según el medio. Kafka resiste y resistirá. Hoy se puede leer el Quadern gris de Josep Pla en un blog, y eso está muy bien. ¡Pero es que es Josep Pla lo que allí se lee! Kafka y Pla han muerto en la vida real, pero la literatura hace que pasen por la esquina, ahora mismo. La vida está en la literatura. Lo alarmante sería que alguien decidiera no publicar más a esos autores, ¿no cree?

Un cordial saludo.

 
At 2:10 PM , Blogger Isteri said...

Perfila usted algunas hipótesis interesantes, la mejor de ellas, sin duda, se encuentra en el lenguaje de los blogs, que, como usted bien dice, aún pertenece a otro género y aún busca formas propias.

a mí me acechan otro tipo de preocupaciones en cuanto a los espacios virtuales, concretamente, nuestra excesiva confianza en ellos, nuestra excesiva confianza para que guarden nuestra cotidianidad. En mi opinión, un espacio virtual puede arder más fácil que Alejandría.

 
At 4:55 PM , Blogger Jose M. said...

creo que "anónimo" debería dar su nombre; para así poder hacer peregrinación a su lugar de nacimiento y a los sitios donde ha vivido... y, cuando muera, poder llevar un ramo de flores a su tumba...
quiero decir que, seas quien seas, estoy absolutamente deslumbrado por tanta lucidez

 
At 5:16 PM , Blogger anónimo said...

"Ser anónimo es disfrazarse de nadie, y acaso sea éste uno más de los encantos de los blogs."

Clonclón

...................

También tú eres anónimo, José M., y por la calle nadie te pregunta qué estás escribiendo, o, incluso mejor: raramente te paran salvo para preguntarte la hora:

Como dijo el gran Massimo Troisi: "¿Qué hora es?". Y Maurice Blanchot, tras haberse detenido un segundo en un escaparate, tres calles atrás, le respondió: "¿Cómo haremos para desaparecer?"

Y se largaron.

 
At 6:27 PM , Blogger anónimo said...

"Los nuevos lectores digitales (...) harán esto más fácil".

Efectivamente. Pero nada más que eso. Más fácil no quiere decir más placentero, sino simplemente más económico, más compacto. Todo en uno. ¿Quién quiere ser compacto, todo en uno, si ya de por sí lo es al levantarse cada día de la cama? Todo lo bueno requiere un esfuerzo y, de "premio", algo de amor propio. Leer también es dejar el libro para ir a fumar un cigarro, abrir otros libros, salir a la calle, pensar en lo leído, escribir lo no escrito, tomarse su tiempo. ¿Para qué todo al alcance de la mano y sentado en una silla? Lo bonito de leer es que te hace y te hará levantarte de cualquier silla. Al fin y al cabo, un blog no es más que la posibilidad de usar la propia imaginación como se quiera, como un libro, como un trabajo, como un no hacer nada. Un blog puede ser también una pausa en la lectura de un libro. Una pausa para continuar más tarde. Un presente.

P.S.: Desafortunadamente, para ser perféctàmentë anónimo se requeriría bastante dinero caído del cielo. Eso sí que sería largarse con uno mismo a otra parte. Pero, en pocas páginas, todos podemos haber servido al rey de Inglaterra y trabajar en la bella Poldi y, con eso y poco más, dirigirnos hacia la fosa común silbando. El pequeño esfuerzo de la literatura (del pensamiento) nos cambia la vida sin pretendeerlo. La tecnología pretende ahorrarnos esfuerzos, incluso con firmas 'electrónicas'. No olvidéis todas las veces que firmamos sin pensar. Yo me niego a que leer se reduzca a consumir, y que utilizar el propio nombre sea al fin y al cabo como firmar en un supermercado.

 
At 8:11 PM , Blogger Victor Coral said...

hola Edmundo, excelente post. Comparto contigo el entusiasmo por las posibilidades del blog, a diferencia de algunos apresurados que ya están anunciando su muerte. Un abrazo.

 
At 3:12 AM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

los comentarios de anónimo dan para una respuesta larga. lo haré con calma este fin de semana. en todo caso, me imagino que sin querer me habrá dado en algo la razón: tanta interactividad con el autor no es del siglo XX, sino que prefigura la literatura de este siglo...
gracias, víctor e isteri. un abrazo.
edmundo

 
At 4:31 AM , Blogger Mr. Kent said...

Me parece que el Sr. Paz Soldan escribe estos comentarios y sus artículos periodísticos sin ánimo de demostrar su erudición, o conocimiento académico. Y eso me parece bien, porque para textos eruditos están las revistas académicas, los congresos, y los estrados universitarios. O en ultimo caso, artículos bien formulados, con sus hipótesis, y bibliografía incluida. Es ridículo, hasta bufonesco, pretender demostrar en este espacio "virtual", ideas iluminadores, originales, “sesudas”, en torno a determinado tema. Lo único que me molesta, Sr. Paz Soldan, por decirlo de alguna manera, fue su entrada anterior, donde nos cuenta su infinidad de lecturas inconclusas. Y para ser más exacto, lo que me irritó, fue que no entendí su intención en el comentario, ¿acaso quiere demostrarnos a los pobres mortales que tenemos que trabajar para vivir, sin un minuto libre, que usted es uno de esos pocos afortunados que dispone de tiempo para leer? o simplemente ¿quería hacer gala de su consumo “compulsivo” de libros, como quien comprar ropa o videos….en fin, no lo entiendo. Gracias, y un saludo.

 
At 11:41 AM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

lo único que quise decir es que, para los que amamos la literatura, hay más libros que tiempo. Por eso es cada vez más normal tener una pila de libros inconclusos...

 
At 9:59 PM , Blogger Valerie said...

Un post (y un blog) excelente. Un autor recientemente observa que "hay más libros que tiempo", y ahora tendremos que agregar hay aún más blogs y menos tiempo...
Encontré en "Río Fugitivo" uno que sí merece el tiempo.

 
At 1:58 AM , Blogger Jesús said...

Me gustó mucho tu texto, lo leí ya en papel.

Mi padre, trabajó sobre narrativa visual en la Edad Media muchos años, a propósito del estudio de las Cantigas de Alfonso X, la dictadura de la palabra sobre la imagen es bastante reciente.

Te paso un enlace con algunas ideas relacionadas con esto.

http://historiasdeotros.blogspot.com/2007/10/post-literatura.html

un abrazo,

 
At 4:52 AM , Blogger Rosa said...

Estimado Señor Edmundo Paz Soldán:
Le escribo desde Chile. Somos autoras de un proyecto editorial realizado durante más de 3 años. Editaremos próximamente un libro de edición limitada, de conversaciones con 52 poetas chilenos vivos. La Cancillería de nuestro país, distribuirá a algunas personas del mundo literario internacional, por tratarse de un libro de valor patrimonial. Nos gustaría saber dónde podríamos hacérselo llegar. Gracias,
cariños

Rosario Garrido

rosariog@proyectoespagueti.cl

 
At 2:26 PM , Blogger Vilknk said...

Buen post y buenos comentarios de los lectores (que en ocasiones se vuelven escritores con semejantes intervenciones hehe...). Coincido con isteri... no me preocupan tanto las características del blog per se... pues éste ya existe, ya ha sido bastante comentado y ha pasado de lo virtual a una realidad bastante alcanzable. Me preocupan más cuestiones como las nuevas formas de segregación social a través de las comunidades "virtuales", la nueva creación de sujetos e identidades en estas comunidades, no sé... un largo "etc".
Saludos! :)

 
At 2:33 PM , Blogger Andre Louis said...

Buen post y buenas contestaciones. Esto es un ejemplo de lo positivo del blog, permite una confrontación de ideas a distancia a la par que inmediata. Ahora bien, no le demos más importancia de la que tiene. La era de la información no es la panacea. Nada substituirá nunca a un libro.
sintaxisincorrecta.blogspot.com

 
At 4:22 PM , Blogger Alenarte.Revista said...

Me ha traído aquí la lectura de su articulo en el País.
El texto me ha interesado mucho. En principio estoy de acuerdo con usted en que el blog "puede" llegar a ser otra forma diferente de hacer literatura, incorporando otros medios, no solo el texto en sí mismo.
Digo "puede" entre comillas, porque es evidente que bloggger hay unos cuantos, y la calidad (literaria ) es muy diferente.

Mire, a mí me cansa un poco que cada quien al escribir un blog se considere Escritor. Escribir un blog lo hace cualquiera, escribir un texto de calidad literaria no es tan sencillo.
Por eso me parece que habría que empezar a saber valorar qué se lee, y a quién se lee. Porque -no sé si coincidirá conmigo- incluso entre esos "blog de Escritores", hay bastantes que literariamente son penosos.
Un muy cordial saludo desde España.
Pongo aquí mi dirección porque me remite a una que ya no uso. Ya sabe que el sistema informático suele ser estúpido...

http://alenacollarmelgar.wordpress.com/

http://alenarterevista.wordpress.com/
(La segunda es la Revista que dirijo)

 
At 7:00 PM , Blogger V. said...

Estimado:

Hola!! En la actualización de esta semana, tenemos novedades;

Daniel Burman: "El trabajo con los actores es la película"

Dando inicio a nuestra sección de entrevistas, el equipo de Glauber conversó en exclusiva con el cineasta argentino Daniel Burman, en el marco de su paso por Santiago, mientras afina los últimos detalles de post-producción de "El nido vacío", su nueva película, que será estrenada el próximo 24 de abril en Argentina (y durante los próximos meses en Chile).

Los invitamos a ver un video con un resumen de la entrevista realizada hace un par de días, en donde Burman comparte algunos interesantes apuntes sobre su concepción del cine.

www.cine-glauber.blogspot.com


Un abrazo!


Equipo
Blog Glauber

 
At 1:32 AM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

gracias por todos los comentarios, los positivos, las críticas. Me alegra que el debate haya surgido naturalmente, y haya convertido a este blog, al menos por un rato, en un foro de discusión.
para "anónimo", yo no digo que uno esté supeditado a los medios, pero lo cierto es que, como dijo nietzsche una vez que dejó de escribir a mano y comenzó a escribir usando una máquina de escribir, "nuestras herramientas de escritura funcionan en nuestra forma de pensar". Sin duda que cada medio nos influye de distinta manera, nos cambia de distinta manera.
En ningún momento he dicho que el blog crea la interactividad. Eso ha existido siempre en la literatura. Lo que hace quizás es intensificar esa interactividad. Y siento que habrá más mezcla de texto con imágenes y videos en la literatura futura, pero eso es sólo una intuición.
En cuanto a la calidad, es cierto, no es bueno predecir, todo puede cambiar en un par de meses. El blog cómo género literario será importante si es que logra que aparezca un Kafka, un Sebald, vamos, un autor clásico a la altura de otros clásicos en otros géneros. Mientras tanto, apenas balbuceamos.

 
At 9:17 AM , Blogger Cecilia Alameda said...

Lo que está claro, aquí está la prueba, en esta página, es que los blogs están fomentando el intercambio de opiniones, la discusión y la disensión sobre materias variadas de una forma que hace unos pocos años era imposible.
Podías reunirte con conocidos a hablar de tu tema (la literatura, pongamos por caso) pero no asistían a esa cita sino personas de tu entorno físico.
Ahora los debates se plantean de otra manera: no hay simultaneidad en el tiempo, pero tampoco en la ubicación de los contertulios. Eso le permite al que consulta los blogs encontrar gentes que con las que coincide en intereses personales y profesionales, le permite sumarse al diálogo con ellos (sin más trabas que las que le impone su cultura, su ideología y su capacidad de escritura), y le permite, a la postre, enriquecerse.
Este sistema no ha de sustituir a los antiguos canales de comunicación: las tertulias en vivo, las cartas personales, los foros en lugares públicos pueden seguir existiendo. Sería enfermizo el individuo que se limitara a comunicarse solamente a través del ordenador.
Yo abogo por los libros y los blogs a la par, por la web y las bibliotecas, por la charla en vivo y los mensajes cibernéticos.
Cabe de todo en este mundo múltiple en el que tenemos la suerte o la desgracia de habitar.
Saludos para todos los presentes y en especial para Edmundo.

 
At 11:06 AM , Blogger anónimo said...

Hola Edmundo.

Dejo aquí y ahora el comentario número 23 en homenaje a la placa base que murió el 23 de marzo. ¿Fue un motivo más para pensar en todas estas martingalas o mandangas? ¡Qué sé yo! ¿Quién soy yo? No soy mi placa base difunta, eso puedo asegurarlo. Sostiene Pereira que habla con los muertos. Aún no he hablado con mi placa base. Locura y locutorio lúgubre tal vez tengan algo que ver, pero no he tenido ganas de comprobarlo.

Un saludo.

Atentamente,

anónimo

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home