Wednesday, March 28, 2007



BRYCE

El 19 de enero de 1996, el académico español Ángel Esteban publicó en el periódico Ideal de Granada un ensayo titulado “Mi amigo Alfredo Bryce Echenique”. El texto, desbordante en elogios, hablaba de cómo Esteban consideraba al amigo como “la única arma contra el egoísmo, el desánimo o la simple necesidad de realizarse en el otro”; Esteban terminaba contando cómo había llegado a conocer a Bryce, y cómo había salido de la casa del peruano “con la seguridad de haber ganado un amigo más, de los de verdad”.
El texto volvió a ser publicado en La Nación de Buenos Aires, el 29 de diciembre de 1996, y en Somos (revista de El Comercio peruano) el 12 de abril de 1997. Había ligeras modificaciones, pero en general era el mismo, con frases como ésa de que el amigo es “la única arma contra el egoísmo, el desánimo o la simple necesidad de realizarse en el otro”. Ahora, sin embargo, el ensayo se titulaba “Amistad, bendito tesoro”, y… estaba firmado por Alfredo Bryce Echenique.
Está claro que no se trata de un experimento a lo Pierre Menard. A este texto, el más antiguo de la serie, se suman otras siete acusaciones de artículos recientes que habrían sido plagiados por Bryce, a autores que muy pocos conocían hasta hoy. Las pruebas son contundentes. Todo, por lo pronto, parece inexcusable. Aun así, los que admiramos a Bryce esperamos una explicación, una aclaración, unas disculpas, la asunción de la falta, algo más que el portazo con que Bryce ha respondido a todo esto, la simple respuesta de que una torpe secretaria que se equivocó de carpetas es la responsable de todo, y que por ello Bryce sólo asume como culpa suya la “falta de control al hacerse esos envíos”.
Esteban nos cuenta que, gracias a la generosidad de Bryce, se fue de la casa del autor peruano con varios libros suyos, entre ellos los Cuentos Completos y El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz. Cuando pase el escándalo, yo me quedaré con el Bryce de Un mundo para Julius. Ojalá pueda quedarme también, para bien o para mal, con algunas certezas en torno a lo ocurrido. Bryce tiene la palabra.

8 Comments:

At 1:35 PM , Blogger Mori said...

En todo esto, pero sobre todo en la pretensión de impunidad, debe haber algo relacionado con el re-mix y la moral de estos tiempos. Aquí en Argentina acaba de pasar algo similar, pero en otra escala: después de varias semanas en la lista de best-sellers, un lector denunció que la novela que ganó el concurso de novela de La Nación-Sudamericana tenía 40 páginas plagiadas. Al autor -Sergio Di Nucci- le quitaron el premio, pero ni él ha devuelto el dinero, ni la editorial ha retirado el libro de las librerías. Lo que es peor: Di Nucci y gran parte del mundo académico justifica el plagio, diciendo que se trata de un ejercicio de intertextualidad. ¿Qué tal?

 
At 2:17 PM , Blogger Óscar said...

Es una pena lo que está ocurriendo con Bryce Echenique, seguro que Julius no entendería este mundo raro.

 
At 11:38 AM , Blogger Marco said...

Dear Edmundo,
I've read "Touring's delirium" (the copy you have sent me). Once again - thank you. It made quite an impression on me. I liked it very much. Amazing how literature (and whole world) can change in 30-40 years since Cortazar, Marquez, Llosa...
Anyway thanks again for a great expirience.
Best wishes

Marek Czech
Poland

 
At 6:25 AM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

Thanks to you, dear Marco! I'm glad you liked it. Hopefully i'll be going to Poland next year.
Take care
edmundo

 
At 1:20 PM , Blogger Jesús Montoya Juárez said...

El desprestigiado epíteto posmoderno, como reescritura, intertextualidad, incorporación de códigos ajenos en el propio discurso, nada tiene que ver con esta historia. Estamos en un caso bastante triste del moderno plagio. Yo prefiero estar del lado de lo "posmoderno", y suscribo lo que bien dices, Edmundo, Bryce es un gran escritor y todo esto es incomprensible.

Te veo en Granada.

Jesús.

 
At 3:49 AM , Blogger gabriel ruiz-ortega said...

Después de todo, me quedo con la novela No me esperen en abril. Y es cierto, unas disculpas no vendrían mal. Por desgracia, algunos ven al acto de pedir de disculpas como signo de debilidad. Ojalá no sea el caso de Bryce.
G.

 
At 2:02 PM , Blogger Fernando Ducrot said...

Yo me inclino por pensar que se trata de un plagio.

 
At 12:13 PM , Blogger Mario Salazar said...

Bryce no debió nunca dedicarse al periodismo, me refiero a opinar constantemente a pedido en diarios, cuando él es una persona alejada de los problemas de la sociedad.

También han habido otros plagios más desagradables, cuentan más de 7 en la blogalaxia y en diarios peruanos.

BRYCE es un escritor en primera instancia asi que sólo queda buscarlo en su escencia los libros, donde escribe cuando quiere y siente. Saludos

Mario

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home