Tuesday, May 23, 2006


DE REVISTAS Y SITIOS WEB

Hace una semana cené en un restaurante peruano en Nueva York con Anderson Tepper, uno de los editores del sitio web de la prestigiosa revista Vanity Fair. Andy me contó, ilusionado, que pronto publicarían en exclusiva un fragmento de Brandenburg Gate, la nueva novela de Henry Porter. Me dijo que ahora vanityfair.com tenía “algo de presupuesto” y me preguntó si no me interesaría escribir algo para el sitio. ¿Algo para el sitio que no saldrá publicado en la revista? Iluso de mí, por supuesto que sí. Entonces descubrí, una vez más, que nada permanece en su sitio durante mucho tiempo.
Al comienzo, los periódicos y las grandes revistas norteamericanas –The New Yorker, Vanity Fair, Esquire— observaron el fenómeno del internet con desconfianza. No era para menos: la aparición de un nuevo medio siempre lleva aparejada la predicción de que éste dará fin con los medios ya establecidos. El cine acabará con la novela, la televisión con el cine, el internet con todo lo impreso: libros, revistas, periódicos, etc. Más de diez años después de la aparición del internet, queda claro que aunque hayan cambiado nuestras formas de relacionarnos con la lectura –quizás leemos más que antes, pero más fragmentariamente— y con la escritura –quizás escribimos más que antes, pero textos más casuales, más efímeros, y tenemos menos respeto por los signos ortográficos y nos preocupan menos los errores gramaticales--, hay un espacio para los libros, para las revistas, para los periódicos.
Parte de la pérdida de la desconfianza tiene que ver, también, con el desarrollo de un modelo económico que permite financiar los sitios web de las revistas y los periódicos. Hay cada vez más publicidad en la red, y hay cada vez más maneras sofisticadas de cobrar por esa publicidad: la cantidad de visitas que tiene un sitio influye en el costo de anunciar en dicho sitio.
La aparición de un nuevo medio significa siempre un desplazamiento y reorganización de los medios ya existentes. Desplazamiento: los adolescentes, por ejemplo, pasan más tiempo en el internet que frente a un televisor; dentro de poco el televisor podría dejar de ocupar un lugar central en el hogar. Reorganización: los medios comienzan a ser influidos por las formas del nuevo medio, tratan de cooptar ciertos lenguajes (el cine influyó muchísimo en la novelística del siglo pasado). Por supuesto, se trata de un viaje de ida y vuelta: el nuevo medio, a su turno, es influido por los medios ya existentes (la novela también influyó en el cine).
Las revistas que aparecieron originalmente en la red eran en principio versiones simplificadas de las revistas impresas. Uno entraba a time.com y encontraba una selección de artículos de la revista Time. Era como los primeros e-mails que mandábamos: con saludos formales, fecha de escritura y la puntuación correcta, como si estuviéramos escribiendo una carta en otro medio. Un nuevo medio, sin embargo, implica un nuevo lenguaje. Poco a poco, el éxito de revistas diseñadas específicamente para el internet (Slate, por ejemplo) hizo que las revistas tradicionales se dieran cuenta que para tener éxito en la red debían innovar. Debían pensar en el internet no sólo como un medio de difusión de las ideas ya escritas y publicadas en otro medio, sino como algo distinto, que implicaba un lenguaje, un registro distinto.
Con los años, vamos viendo los primeros signos de madurez de las revistas en la red. Algunos de los elementos ya consolidados en los sitios web son:
a) Contenido original. Slate señaló el camino. Columnistas propios, artículos más cortos que los que aparecen en una revista impresa, y ahora, incluso una novela serializada del conocido novelista Walter Kirn (una novela que promete explorar el potencial del medio en que está siendo publicada)
b) Toque multimedia. En newyorker.com uno puede escuchar a Alice Quinn leyendo los poemas de Elizabeth Bishop, o toparse con un show de slides de Tal Afar (Irak), mientras escucha una entrevista a George Packer acerca de cómo se enfrentan los soldados norteamericanos a los “insurgentes” en Irak.
c) Blogs. No hay revista que se respete que no tenga uno o más blogs. En vanityfair.com se encuentra el blog de James Wolcott, un conocido crítico que publica regularmente en la revista. El golpe de efecto más importante fue el de Time: consiguió incorporar a su sitio web “Daily Dish”, el blog del crítico conservador Andrew Sullivan. Sullivan era uno de los bloggers más leídos por sí solo; con time.com a su lado, su público no ha hecho más que crecer.
d) Interactividad. Las sitios web de las revistas buscan maneras de que sus lectores participen en la construcción del sitio. Así, por ejemplo, aparecen secciones del tipo “artículos más enviados por e-mail”, la página va cambiando su diseño de acuerdo a la cantidad de lectores que tenga o no un artículo, o hay espacio para mandar un email opinando sobre el artículo (salon.com publica todas las que se envían).
e) Actualización continua. Cualquiera que mantenga un blog ha descubierto ese fenómeno: si el sitio no es actualizado constantemente, los lectores dejan de frecuentarlo. Las revistas mensuales o semanales deben ir a un ritmo diferente, mucho más rápido del que están acostumbradas.
Lo que todavía no han descubierto las revistas y periódicos es cómo quitarle al lector esa inveterada costumbre de asumir que todo lo que se lee en el internet es gratis. Algunos sitios experimentan con dos niveles: está el Salon gratuito y el Salon Premium (seis dólares al mes), el New York Times para todos y el TimesSelect para los que están dispuestos a pagar cincuenta dólares al año. Quizás ese modelo dual termine imponiéndose: es típico de la red encontrar su propio camino.

6 Comments:

At 2:40 PM , Blogger Martín said...

Es cierto, los medios tradicionales no deben temer al Internet, siempre que estén dispuestos a adaptarse, a encontrar su valor agregado para mantener su liderazgo y ser competitivos con autores independientes igual de calificados y talentosos que ahora tienen mayor facilidad para publicar; autores como los que escriben en los blogs, donde también suele hallarse información muy interesante. Tal vez si no fuera por este medio no tendría oportunidad de leerte tan seguido. Interesante tu artículo, Edmundo

Martín

 
At 7:48 PM , Blogger carlos roca said...

hola, me llamo carlos roca, soy de tabasco, mexico, he leido una referencia de la jornada virtual a su novela La materia del deseo y me parecio que sera un buen libro (no me he fijado en que fecha fue), es la primera vez que busco un autor, pero cuando lei "Pertenezco a una generación a la que se le ha enseñado a tener nostalgia de lo que no ha vivido, que creció en la época del neoliberalismo, caracterizada por ser poco heroica y que ha aprendido a ser conformista, escéptica e irónica, contrario a lo que ocurrió con las generaciones de los años sesenta y setenta que tenían propuestas de cambio social, sueños, utopías y que, si bien se equivocaron, se arriesgaban a hacer las cosas"
me dije: este autor es de los buenos, y pense en buscar el libro en google o en un p2p (Debido que no me acerco mucho a las librerias), y entonces en el mismo articulo lei una referencia parecida hacia otro libro suyo, y entonces me afirme, ¡para que busco el libro si puedo encontrar al autor!, y he aqui, estoy escribiendo este post, espero pueda tener una respuesta suya, me alegraria mucho,

gracias por su atencion
carlos roca (est. de bachiller de la UVM)
patoganso21@gmail.com (tambien es msn, me daria mas gusto chatear con ud.)

 
At 6:01 PM , Blogger Andrés Valeol said...

Saludos desde Puerto Rico. Este texto-artículo me parece interesante, no sólo por las referencias de cómo se ha ido dando esta descomposición mediática sino por lo que también señala Martín con su comentario, el internet puede ser muchas cosas y no ser, pero tiene sus recovecos y sus ventajas, leerte desde lejos pero leerte cerca, por ejemplo. Nada, felicidades por este blog. También estoy explorando el medio con una blognovela. Ciao. Un placer. Andrés.

http://andresvaleol.blogspot.com/

 
At 4:52 PM , Blogger Luis Herrera said...

Pienso que siempre hay que matizar bien las cosas. No se debe mirar con desconfianza la internet (hay escritores tradicionales que de sólo ver un computador les da alergia), como tampoco creerla la panacea cultural y de entretención.
La internet, la televisión, la radio siempre debieran resultar una "extensión" más que un "reemplazo". Lo que tiene una, puede no tenerla la otra.
El libro en papel es increíble, sin embargo sin la red (google, específicamente) ¿Cuánto más nos costaría averiguar cosas del autor? ¿Cuánto nos facilita saber lo que otros han dicho de un libro?
Los blogs, concuerdo, han sido un aporte, pero siempre hay que saber bien buscar y qué buscar.

Saludos

 
At 7:49 PM , Blogger Edmundo Paz Soldán said...

gracias por los aportes, martin, carlos, andres y luis, enriquecen y matizan mi texto original. Un abrazo

 
At 1:38 PM , Blogger emujica said...

Muy buen artículo Edmundo. Existe una crónica notable al respecto, en The New Yorker: The reeducation of Michael Kinsley, el fundador de Slate. es de mayo de 1996

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home